FOTOS

FOTOS

viernes, 16 de marzo de 2018




“GRACIAS A MI, GRACIAS A MI TRABAJO, GRACIAS A…”

Cuando un grupo de trabajo logra éxitos a nivel profesional tiene muchas interpretaciones pero la más importante es que muy pocas personas van a saber nunca el curro que has tenido que hacer y lo que has tenido que aguantar para lograr los objetivos marcados. Esa sensación es… ¡muy orgásmica! además dura bastante en el tiempo y puede tener unas consecuencias muy positivas, como por ejemplo: tener un buen currículum, conseguir dinero o simplemente meter la cabeza en una organización empresarial o federación deportiva, pero conforme pasa el tiempo se va diluyendo como todo en esta vida, aunque es evidente que dentro del ámbito donde suceda se recordará en mayor o menor medida.

Parece todo muy bonito pero por desgracia no siempre es así. Esto es debido a que los logros o éxitos en cualquier situación no es éticamente ni profesionalmente correcto utilizarlos en favor de unos pocos porque quizás nadie sepa que haber logrado esos objetivos fue debido a que otras personas que estaban trabajando en el mismo equipo ‘abrieron los ojos’ a quienes los tenían cerrados y por lo tanto, es un éxito de todos. 

Independientemente de los resultados que se hayan obtenido, el respeto por las personas que han estado o estarán trabajando en el mismo proyecto es vital aunque no estés de acuerdo con las formas o técnicas de trabajo, porque los éxitos no son exclusivamente de nadie o de 4, son de todos los que han trabajado en equipo. Si se pone en una balanza quién ha logrado más que otros puede llegar a convertirse en una obsesión para las personas que tienen una egolatría demasiado pronunciada. 

Dicen que los problemas terminan cuando la gratitud comienza... ¡GRACIAS!

Abrazos!!!!
Ismael García “Maki”

viernes, 12 de enero de 2018





NUEVO AÑO, NUEVOS OBJETIVOS

Al empezar un nuevo año siempre escuchamos la idea de que tenemos que conseguir nuevos objetivos y eso está muy bien, pero en ocasiones nos marcamos demasiados objetivos para un solo año por el mero hecho de que hay que hacerlo,  como si fuera un bucle que cada año se repite y normalmente no se logra alcanzar. 

Lógicamente hay muchos objetivos que van surgiendo durante el año pero no nos confundamos, es muy diferente las barreras que tenemos que ir superando durante el año tanto a nivel personal como profesional de los objetivos individuales que verdaderamente amemos y, que si los conseguimos, sería brutal.

Estoy convencido de que para diferenciar estos objetivos y los obstáculos que nos vayamos encontrando, es vital tener una buena Autoconfianza ¿Qué significa?: Lo más importante para realizar un trabajo o cualquier otra actividad, da igual la sea, es CREER en uno mismo y, por supuesto, en lo que haces.
Y para eso, en mi opinión, lo primero que tenemos que hacer es respetarnos a nosotros mismos y ser fiel a nuestros valores e ideas, porque si no es así estaremos dando tumbos de un lado a otro en función de lo que nos digan o escuchemos. Es inevitable que pensando o haciendo lo que sea, siempre haya personas que lo vayan a criticar negativamente. Esa es la razón por la que nos tenemos que querer mucho, para estar bien vacunados...

Durante muchos años, cuando jugaba a Baloncesto en Silla de Ruedas, me fijaba en acciones que hacían jugadores que para mi eran referentes dentro y fuera de la pista. Esto me ayudó muchísimo en mi carrera pero siempre manteniendo el toque de “Maki”. Por eso es importante empaparse de personas que te aporten aspectos positivos pero siempre con la esencia de uno mismo. De esta forma conseguiremos lo que nos propongamos independientemente de lo que escuchemos o nos digan.

¡Les deseo un pedazo de año 2018!

Un abrazo.
“Maki”

miércoles, 22 de noviembre de 2017




UTILIZAR EL MIEDO PARA CRECER

En diferentes etapas de mi vida he tenido y sufrido mucho miedo tanto a nivel personal como en mi carrera deportiva. Por una parte, tener que afrontar desde muy pequeñito todo lo que rodeaba a mi discapacidad me daba miedo. Tener que entrar en un quirófano muchas veces y al regresar al colegio encontrarte que algunos chavales querían aprovecharse de ti, no me dejaba otra opción que gestionarlo de forma muy tajante para que me respetaran. Esos momentos eran terribles, tenía mucho miedo, pero gracias a sentirlo pude, y supe, afrontarlo y derrotarlo.
Por otra parte, en mi larga carrera deportiva sufrí otro tipo de miedo no menos complicado de afrontar, y me atrevo a decir que mucho más que cuando era un crío. Jugar en pabellones con un público abundante y  ruidoso hacía que miraras a todas partes; durante el calentamiento estaba más pendiente de lo que gritaba el público y no lo hacía a conciencia e incluso estaba pendiente de lo que me decía durante al partido por lo que la concentración, obviamente, no era la adecuada. Estas situaciones las sentí con frecuencia y me afectaban en el resultado de mi rendimiento durante el partido con consecuencias nada buenas. Este tipo de emoción hay que afrontarlo tanto o igual que cualquier otro miedo, y lo que es más importante hay que identificarlo porque de esta manera resultará más sencillo abordarlo.
Tengo que destacar que mi mejor antídoto ha sido mi autoconfianza. Llevo años trabajando en y con ella para que creciera de manera sana y se fortaleciera.  Hay que reforzar el conocimiento de lo que estés practicando o ejerciendo a base de constancia, esfuerzo y formación pero lo más importante es reforzar tus emociones, comprenderlas y gestionarlas de manera adecuada… Esto hizo, hace y hará que luche contra todos los miedos y de momento los he superado... Siempre tendremos miedos pero siempre podremos afrontarlos creyendo en uno mismo, ¡ESA ES LA CLAVE!.

Gracias equipo.

Abrazos!!!!!.
Maki

jueves, 28 de septiembre de 2017




CONVIVIR es VIVIR...

A través del deporte he vivido muchas situaciones y emociones distintas, unas buenas y otras no tanto. Pero por encima de todas, quiero destacar la convivencia entre personas dentro de un equipo. Igualmente se puede trasladar a una comunidad o sociedad. 

Lo principal de todo y evidente, es que no todos somos iguales ni opinamos de la misma manera, esto es un hecho y es necesario tenerlo más que asumido.
El respeto hacia los demás y hacia el equipo es fundamental y esto no significa, en absoluto, que aceptemos situaciones, comentarios, acciones…, que nos dañen, a uno mismo o al grupo. Pero si todos mantienen el respeto y educación hacia el grupo, las situaciones tensas y conflictos se abordarán de forma mucho más sencilla que si hubiera crispación desde el principio. Y esto se logra de una manera muy fácil: cuando alguien comete un error es de sabios reconocerlo y tener intención de corregirlo, de esta forma los demás miembros del grupo sentirán mucha confianza entre todos. 

En mi trayectoria deportiva he vivido situaciones totalmente opuestas, equipos en los que se está esperando el fallo de alguien para criticar, con el resultado deportivo, en la gran mayoría de las ocasiones, muy deficiente. Por otro lado, equipos en los que se apoyaba a los compañeros en momentos difíciles y se dialogaba para lograr corregir errores, solucionar posibles conflictos.

Y en base a mi experiencia estoy absolutamente convencido de que con prejuicios y sin estar dispuestos a respetar y entender a los demás para hacer posible una buena convivencia no se puede conseguir ningún resultado positivo en un equipo, comunidad o sociedad.
Convivir es VIVIR. ¿Y si lo intentamos con todas nuestras fuerzas?

Un abrazo enorme equipo 



miércoles, 12 de julio de 2017






“NOPERDAMOS LA PASIÓN”

Cuando en la vida afrontamos retos importantes a nivel personal o profesional tenemos una presión por hacerlo bien, ¡¡¡Pues no!!! Por hacerlo muy bien a veces no sale como uno quiere por diversas razones.
En el mundo del deporte esto sucede y mucho... un ejemplo reciente y claro fue el pasado Eurobasket de Baloncesto en Silla de Ruedas celebrado en Adeje, Tenerife, donde la Selección Española masculina acudía como anfitrión y con la medalla de plata de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016. Ese campeonato era perfecto para que España diera un puñetazo en la mesa que se oyera en todo el planeta, y lograra la medalla de oro por primera vez en la historia de este deporte.
Pero lamentablemente, España finalizó quinta y consiguió la clasificación para el mundial de Hamburgo en 2018 donde participan siete selecciones europeas. Seguramente hay muchos argumentos para justificar este resultado pero la PASIÓN con la que haces las cosas, como afrontas tus retos en la vida, es lo que define tus intenciones.
Aún así, esto no hace que ganes un campeonato pero sí tienes garantizado que si no logras tus objetivos estás pensando en preparar el siguiente reto con PASIÓN. Es como una caja de bombones, no sabes lo que te va a tocar….y esto lo podemos aplicar a nuestra vida o al mundo del deporte, de tal manera que afrontemos cada reto con entusiasmo y cerremos el que ha pasado.